EL APRENDIZAJE VIRTUAL ES MENOS EFICAZ QUE LA ENSEÑANZA PRESENCIAL, ¿VERDAD?

El COVID nos condujo a un aprendizaje digital de emergencia, para muchos un simulacro de digitalización, sin tiempo ni recursos para hablar de un auténtico aprendizaje digital. En el presente artículo Tony Bates, autor de  La enseñanza en la era digital, nos ofrece un estudio detallado de los efectos de la pandemia en los campus.

TONY BATES

Research showing that virtual learning is less effective than classroom teaching – right?El título original de artículo publicado el 26 de agosto de 2021 

Traducción Joaquín Rodríguez

Resumen de los resultados

Esta entrada del blog se basa en varios estudios sobre el rendimiento de los estudiantes de secundaria, en los que se compara el aprendizaje en línea con la enseñanza presencial. Cellini resume los resultados de la siguiente manera:

Los resultados son, en general, coherentes con investigaciones anteriores: Los cursos en línea suelen producir un peor rendimiento que los cursos presenciales. Los efectos negativos de los cursos en línea son especialmente pronunciados en el caso de los estudiantes menos preparados académicamente y en el de los estudiantes que cursan una licenciatura. Los nuevos datos de 2020 también sugieren que el cambio a la realización de cursos en línea en la pandemia provocó un descenso en la finalización de los cursos. Sin embargo, algunos estudios nuevos señalan también algunos efectos positivos del aprendizaje en línea.

Aunque cuestiono los resultados de algunos de los estudios, y ciertamente las propias conclusiones de Cellini, lo que sigue será útil para cualquier persona a la que se le pida que escriba un artículo comparando el aprendizaje en línea frente al presencial, o que responda a las preguntas sobre este tema del profesorado o los administradores. Debido al número de trabajos de investigación cubiertos, este es un post largo, pero asegúrese de leer mi análisis al final, que cuestiona muchas de estas conclusiones.

Cellini, R. S. (2021) ¿Cómo afecta el aprendizaje virtual a los estudiantes de la enseñanza superior? Brown Center Chalkboard, Brookings, 13 de agosto

¿Cuáles fueron los estudios?

Cellini se basa en los siguientes estudios para llegar a sus conclusiones:

  1. Figlio, D., M. Rush y Yin, L. (2013) ¿Es en vivo o es en Internet? Estimaciones experimentales de los efectos de la enseñanza en línea en el aprendizaje de los estudiantes Journal of Labor Economics, Volume 31, Number 4

Los estudiantes de un gran curso de introducción a la microeconomía en una importante universidad de investigación fueron asignados aleatoriamente a clases en directo frente a la visualización de esas mismas clases en un entorno de Internet en el que todos los demás factores (por ejemplo, la instrucción, los materiales complementarios) eran iguales. Encontramos pruebas modestas de que la instrucción en vivo domina la instrucción por Internet. Estos resultados son particularmente relevantes para los estudiantes hispanos, los estudiantes masculinos y los estudiantes de bajo rendimiento. También ofrecemos sugerencias para futuros experimentos en otros entornos.

Lo importante de este estudio es que no se ha intentado rediseñar los cursos para un entorno de aprendizaje en línea.

2. Alpert, W., Couch, K. y Harmon, O. (2016). Una evaluación aleatoria del aprendizaje en línea. American Economic Review, Vol. 106, No. 5.

Un curso de principios de microeconomía que emplea la asignación aleatoria en tres secciones con diferentes modelos de enseñanza se utiliza para explorar los resultados de aprendizaje medidos por un examen final sumativo para los estudiantes que participan en la instrucción presencial tradicional, la instrucción combinada presencial y en línea con un tiempo de contacto reducido del instructor, y un formato de instrucción puramente en línea. La evidencia indica que los resultados de aprendizaje se redujeron para los estudiantes en la sección puramente en línea en relación con los del formato presencial de 5 a 10 puntos en un examen final sumativo. No se observan diferencias estadísticamente significativas en los resultados de los estudiantes de la sección mixta con respecto a la presencial.

3. Joyce, T. et al. (2015) ¿Importa el tiempo en el aula? Economics of Education Review, Vol. 46, junio

Asignamos aleatoriamente a 725 estudiantes universitarios a formatos de clases tradicionales dos veces por semana y comprimidas una vez por semana en microeconomía introductoria. [Resultados:]

  • Los estudiantes del formato comprimido obtuvieron 3,2 de 100 puntos menos en el examen parcial
  • Los estudiantes en formato comprimido obtuvieron 1,6 puntos menos en el final (NO es estadísticamente significativo).
  • No hay diferencias en las puntuaciones de las pruebas por formato para el tercio superior de los estudiantes.
  • No hay diferencias por formato en las tasas de abandono o el porcentaje de clases asistidas.
  • No hay diferencias por formato en cuanto a las horas dedicadas a la realización de tareas en línea.
  • El formato comprimido ofrece un ahorro, pero con un cierto coste para el rendimiento de los estudiantes.

4. Bettinger, E. et al. (2017) Virtual Classrooms: How Online College Courses Affect Student Success. American Economic Review, Vol. 107, No. 9 

Estudiamos a los estudiantes de una gran universidad con fines de lucro que cuenta con una matrícula de más de 100.000 estudiantes, el 80% de los cuales busca una licenciatura. El estudiante medio de la universidad cursa dos tercios de sus cursos en línea. El tercio restante de los cursos se imparte en clases presenciales convencionales en uno de los 102 campus físicos de la universidad. Los datos de este trabajo abarcan más de cuatro años de funcionamiento de la universidad, incluyendo más de 230.000 estudiantes matriculados en 168.000 secciones de más de 750 cursos diferentes…..las clases en línea de la universidad intentan replicar sus clases presenciales tradicionales, excepto que las interacciones estudiante-estudiante y estudiante-profesor son virtuales y asíncronas….encontramos que tomar un curso en línea, en lugar de presencial, reduce el éxito y el progreso de los estudiantes en la universidad. Las calificaciones son más bajas tanto en el curso realizado en línea como en los cursos futuros. Los estudiantes tienen menos probabilidades de seguir matriculados en la universidad. Estas estimaciones son los efectos medios locales del tratamiento para los estudiantes que tienen acceso a las opciones en línea y presenciales; para otros estudiantes, las clases en línea pueden ser la única opción para acceder a los cursos de nivel universitario.

Creo que este estudio debe ser tratado con cierta cautela. Supongo que la Universidad de Phoenix era la institución en cuestión, antes de ser investigada por problemas financieros bajo la administración de Obama y posteriormente cerrar la mayoría de sus campus. Por lo tanto, aunque los resultados pueden ser relevantes para esta institución en particular, no es un buen ejemplo para comparar con el aprendizaje en línea en otras instituciones. 

5. Xu, D. y Jaggars, S. (2014) Performance Gaps between Online and Face-to-Face Courses: Differences across Types of Students and Academic Subject Areas, The Journal of Higher Education, Vol. 85, No.5

Utilizando un conjunto de datos que contiene casi 500.000 cursos realizados por más de 40.000 estudiantes de universidades comunitarias y técnicas del Estado de Washington, este estudio examina la diferencia de rendimiento entre los cursos en línea y los presenciales y cómo el tamaño de esa diferencia difiere según los subgrupos de estudiantes y las áreas académicas. Si bien todos los tipos de estudiantes del estudio sufrieron descensos en el rendimiento en los cursos en línea, los que tuvieron los descensos más fuertes fueron los varones, los estudiantes más jóvenes, los estudiantes negros y los estudiantes con promedios de notas más bajos. Las diferencias de rendimiento en los cursos en línea también fueron mayores en algunas áreas académicas que en otras. Tras controlar los efectos individuales y de los compañeros, las ciencias sociales y las profesiones aplicadas (por ejemplo, negocios, derecho y enfermería) mostraron las mayores diferencias de rendimiento en línea.

Para mí, éste es, con diferencia, el mejor artículo sobre este tema, aunque se refiere específicamente a los estudiantes de los colegios comunitarios de un estado de EE.UU. (Washington). Los autores señalan la importancia de que algunos tipos de estudiantes necesiten más apoyo o «andamiaje» que otros para tener éxito en el aprendizaje en línea. Se trata de una lectura obligada en cualquier debate sobre las comparaciones entre la enseñanza en línea y la presencial, y especialmente para quienes tengan estudiantes desfavorecidos en sus cursos en línea. Para una revisión más detallada de este artículo, véase Comparing apples with oranges: online vs face-to-face-learning in community-colleges.

6. Bowen, W. et al. (2013) Interactive Learning Online at Public Universities: Evidence from a Six-Campus Randomized Trial Journal of Policy Analysis and Management, Vol. 33, No. 1

Medimos el efecto sobre los resultados de aprendizaje de un curso de estadística en línea de aprendizaje interactivo prototípico asignando aleatoriamente a los estudiantes de seis campus universitarios públicos para que realicen el curso en un formato híbrido (con instrucción guiada por la máquina acompañada de una hora de instrucción presencial cada semana) o en un formato tradicional (tal y como se ofrece habitualmente en su campus, normalmente con unas tres horas de instrucción presencial cada semana). Encontramos que los resultados del aprendizaje son esencialmente los mismos: los estudiantes en el formato híbrido no se ven perjudicados por este modo de instrucción en términos de tasas de aprobados, puntuaciones en los exámenes finales y rendimiento en una evaluación estandarizada de conocimientos estadísticos. También realizamos simulaciones especulativas de costes y encontramos que la adopción de modelos híbridos de instrucción en grandes cursos introductorios tiene el potencial de reducir significativamente los costes de compensación de los instructores a largo plazo.

7. Koefed, M. et al. (2021) Zooming to Class? Experimental Evidence on College Students’ Online Learning during COVID-19 IZA-Institute of Labour Economics IZA DP No. 14356, May 

Se trata de un estudio realizado durante la pandemia de Covid-19 sobre los estudiantes de la Academia Militar de Estados Unidos en West Point.

En el otoño de 2020, asignamos al azar a 551 estudiantes de West Point en un curso obligatorio de Introducción a la Economía a través de doce instructores a una clase en línea o en persona. West Point limitó la capacidad del aula para incorporar medidas de distanciamiento social. Sin embargo, a diferencia de otras instituciones, West Point todavía necesitaba llevar a cabo su misión única de proporcionar entrenamiento físico y militar; por lo tanto, los estudiantes regresaron al campus para el semestre de otoño de 2020. Para este estudio, cada instructor aceptó impartir la mitad de su carga docente de cuatro secciones en línea y la otra mitad en persona. Cada clase presencial y online permitía doce y dieciocho estudiantes respectivamente. 

Las calificaciones finales de los estudiantes en línea descendieron en 0,215 desviaciones estándar; un resultado evidente tanto en las tareas como en los exámenes y mayor para los estudiantes con riesgo académico. Una encuesta posterior al curso revela que los estudiantes en línea tuvieron dificultades para concentrarse en clase y se sintieron menos conectados con sus instructores y compañeros. El cambio a la educación en línea tuvo resultados negativos para el aprendizaje.

Aunque no se indica explícitamente en el documento, parece que las mismas conferencias impartidas en clase también se impartieron en línea. También hay que señalar que, aunque en ambas modalidades el tamaño de las clases era reducido, las clases en línea tenían un 50% más de alumnos que las presenciales.

8. Cacault. M. et al. (2021) Distance Learning in Higher Education: Evidence from a Randomized Experiment Journal of the European Economic Association, Volume 19, Issue 4 

Mediante un experimento aleatorio en una universidad pública suiza, estudiamos el impacto de la transmisión en directo de las clases en línea sobre el rendimiento y la asistencia de los estudiantes. Descubrimos que (i) la asistencia a las clases mediante la transmisión en directo disminuye el rendimiento de los estudiantes con bajas capacidades y aumenta el de los que tienen altas capacidades; (ii) los estudiantes utilizan la tecnología de transmisión en directo solo ocasionalmente, aparentemente cuando los acontecimientos aleatorios hacen que asistir a clase sea demasiado costoso, y (iii) la oferta de transmisión en directo reduce la asistencia a clase solo ligeramente. 

Nuestro experimento ofrece una oportunidad ideal para identificar el efecto causal de lo que es, sin duda, la característica más destacada que distingue la educación en línea de la que no lo es, a saber: el hecho de que el material se presenta a los alumnos a través de la pantalla de un dispositivo conectado a Internet situado a cualquier distancia del profesor. En nuestro experimento, ésta es la única diferencia entre las condiciones de tratamiento y las de control. Nuestro análisis muestra que los estudiantes utilizan la transmisión en directo sólo ocasionalmente, aparentemente cuando asistir a clase es demasiado costoso, y que asistir a las clases en línea tiene un impacto negativo en el rendimiento para los estudiantes con bajas capacidades y uno positivo para los de altas capacidades.

De nuevo, ten en cuenta que la única diferencia entre la enseñanza online y la presencial es que las clases presenciales también se transmiten en streaming.

9. Hart, C. et al. (2018) Online Course-taking and Student Outcomes in California Community Colleges Education Finance and Policy, Vol. 13, No. 1

[Este estudio estima las diferencias en el rendimiento de los estudiantes en los formatos de impartición de cursos en línea frente a los presenciales en el sistema de universidades comunitarias de California. Por término medio, los estudiantes obtienen peores resultados en los cursos en línea en cuanto a la probabilidad de terminar el curso, de terminar el curso con una calificación de aprobado y de recibir una A o una B. Estas estimaciones son robustas a través de técnicas de estimación, diferentes grupos de estudiantes y diferentes tipos de clases. La contabilización de las diferencias en las características de los instructores …amortigua pero no explica completamente las relaciones estimadas. La realización de cursos en línea también tiene implicaciones en los resultados posteriores, aunque estos efectos son menores. Los estudiantes son más propensos a repetir los cursos realizados en línea, pero son menos propensos a tomar nuevos cursos en la misma materia después de los cursos realizados en línea. La realización de cursos en línea se asocia con resultados negativos especialmente pronunciados en Matemáticas y Humanidades…. es importante tener en cuenta que nuestros resultados pueden pasar por alto una serie de beneficios que los cursos en línea pueden ofrecer a los estudiantes. Por ejemplo, los estudiantes pueden conservar trabajos que exigen horarios flexibles o pueden ahorrar en gastos de guardería si pueden completar los cursos en un horario no estándar.

El estudio tomó como muestra a los estudiantes que ingresaron por primera vez al sistema de colegios comunitarios en el año académico 2008-09. El estudio analizó el rendimiento de 217.194 estudiantes de los 440.405 que ingresaron por primera vez en el sistema de colegios comunitarios de California, debido a una serie de restricciones en el muestreo. Por ejemplo, la muestra se limitó a los cursos en los que se ofrecían opciones presenciales y en línea en la misma universidad en el mismo trimestre. La muestra también se limitó a estudiantes de entre 18 y 40 años. Y, lo que es más importante, se incluyeron en la muestra tanto los cursos en línea asíncronos como los síncronos. Sin embargo, lamentablemente el análisis no examinó si esto suponía alguna diferencia en el rendimiento en línea.

En general, se trata de un estudio muy sofisticado, que controla una serie de variables diferentes. Sin embargo, lo que no se controló fueron los diferentes tipos de enseñanza en línea: sincrónica frente a asincrónica (o, para el caso, los diferentes tipos de enseñanza en persona).

10. Krieg, J. y Henson, S. (2016) El impacto educativo del aprendizaje en línea: ¿Cómo se desempeñan los estudiantes universitarios en los cursos posteriores? Education Finance and Policy, Vol. 11, No. 4

Utilizando los registros de casi 40.000 estudiantes de una universidad regional de tamaño medio, comparamos las calificaciones obtenidas en los cursos de seguimiento posteriores entre los estudiantes que completaron el prerrequisito en un formato en línea frente a uno tradicional. Se observa que las calificaciones de los estudiantes en los cursos de seguimiento pueden ser casi una doceava parte de una nota más baja si el curso de prerrequisito se realizó en línea.

11. Huntingdon-Klein, N., et al. (2016) Selection into Online Community College Courses and Their Effects on Persistence National Center for Analysis of Longitudinal Data in Education Research Calder Working Paper 131

Los datos de los estudiantes provienen de la Junta de Colegios Comunitarios y Técnicos del Estado de Washington (SBCTC), tal y como los proporciona el Centro de Investigación y Datos Educativos del Estado de Washington (ERDC). Se utilizaron los datos del expediente académico, los antecedentes y la finalización del título de todos los estudiantes que tomaron un curso en un colegio comunitario público del Estado de Washington desde el otoño de 2008 hasta el verano de 2013, con datos de 35 colegios comunitarios diferentes. 

Para la persona media, hacer un curso en línea tiene un efecto negativo en la probabilidad de hacer otro curso en el mismo campo y en la probabilidad de obtener un título. El efecto negativo sobre la graduación para los estudiantes que deciden tomar un curso en línea es más fuerte que el efecto negativo para el estudiante promedio. La penalización por ser negro, hispano, veterano o tener un dominio limitado del inglés es menor habiendo realizado un curso en línea que un curso presencial. Por otra parte, las mujeres, los empleados a tiempo completo, los estudiantes de mayor edad y los estudiantes con mayor capacidad académica se comparan más favorablemente con sus compañeros habiendo tomado un curso presencial en comparación con un curso en línea.

Obsérvese que se trata de un estudio que también utiliza datos de los Community Colleges del Estado de Washington (véase el nº 5 anterior). Parece que hay una discrepancia entre los dos estudios sobre el impacto del aprendizaje en línea en los estudiantes negros, aunque puede que me haya confundido por la doble negativa en las conclusiones anteriores.

12. Cellini, S. y Grueso, H. (2021) Student Learning in Online College Programs AERA Open, 18 de mayo

Nos basamos en datos administrativos del país de Colombia para evaluar las diferencias en el aprendizaje de los estudiantes en programas universitarios en línea y tradicionales en el campus. El contexto colombiano es especialmente adecuado para estudiar este tema, ya que los estudiantes realizan un examen de salida obligatorio al final de sus estudios. Por lo tanto, podemos comparar directamente el rendimiento en el examen de salida de los estudiantes de programas en línea y presenciales, tanto entre instituciones como dentro de las carreras y especialidades.

Nuestros resultados sugieren que los estudiantes de licenciatura en programas en línea obtienen peores resultados en casi todas las medidas de puntuación de los exámenes (incluidas las matemáticas, la lectura, la escritura y el inglés) en relación con sus homólogos en los programas en el campus. Los resultados de los certificados técnicos más cortos son más variados. Mientras que los estudiantes en línea tienen un desempeño significativamente peor que los estudiantes presenciales en los exámenes de salida en las instituciones privadas, tienen un mejor desempeño en el SENA, la principal institución pública de formación profesional del país.

La calidad de la enseñanza puede ser mayor en los cursos en línea que en los cursos en el campus del SENA. Los programas y clases en línea se benefician de los mejores instructores del SENA, ya que los instructores pueden enseñar virtualmente desde el campus principal. Por el contrario, la enseñanza presencial en las sedes de las zonas rurales puede variar en calidad, recurriendo a instructores locales que pueden o no estar tan calificados o experimentados como los que dirigen las clases en línea. Los estudiantes de las clases en línea se relacionan directamente con los instructores en la enseñanza virtual en vivo durante unas dos horas a la semana, lo que podría ser una de las claves del éxito de estos programas. Sin embargo, los administradores también señalan que los estudiantes que tienen problemas de conectividad a Internet o se enfrentan a otras dificultades también pueden acceder a clases grabadas para aprender de forma asíncrona, si es necesario.

Este estudio es uno de los pocos enumerados que analiza los factores que influyen en la calidad real del aprendizaje en línea.

13. Fischer, C. et al. (2021) Increasing success in higher education: The relationships of online course taking with college completion and time-to-degree Annenberg Institute at Brown University (EdWorkingPaper: 21-427)

En este estudio analizamos seis años de datos institucionales para tres cohortes de estudiantes de trece grandes carreras (N=10.572) en una universidad pública de investigación para examinar los efectos de la participación de los estudiantes en cursos online, como el tiempo de obtención de la titulación y las tasas de graduación. Utilizando la oferta de cursos en línea como variable instrumental para la realización de cursos en línea, encontramos que la realización de cursos en línea de las carreras requeridas conduce a una mayor probabilidad de graduarse con éxito en cuatro años y a una ligera aceleración del tiempo de obtención del título. Estos resultados sugieren que ofrecer oportunidades de tomar cursos en línea puede ayudar a los estudiantes a graduarse más eficientemente de la universidad… Tomar cursos en línea está asociado con una graduación más eficiente de la universidad; los estudiantes que tienen la oportunidad de tomar clases en línea se gradúan más rápidamente que aquellos que no. También encontramos que la realización de cursos en línea se asocia con una mayor probabilidad de graduarse con éxito en la universidad dentro de los cuatro años. 

Este estudio es importante, ya que examina el índice de éxito a largo plazo del aprendizaje en línea, en lugar de los resultados a corto plazo, como la finalización o las calificaciones del curso. El estudio también señala que los estudios sobre los efectos de la realización de cursos en línea se centran en los colegios comunitarios o en las universidades con ánimo de lucro. Como afirman los autores, el alumnado y el contexto institucional de los colegios comunitarios y las universidades con ánimo de lucro son diferentes a los de las instituciones de cuatro años, por lo que las conclusiones de estos centros podrían no ser generalizables al contexto de los cuatro años.

14. Bird, K. et al. (2021) Negative Impacts From the Shift to Online Learning During the COVID-19 Crisis: Evidence from a Statewide Community College System Annenberg Institute at Brown University (EdWorkingPaper: 20-299)

Estimamos el impacto del cambio de la enseñanza presencial a la virtual en la primavera de 2020 en el rendimiento académico de los estudiantes de los colegios comunitarios de Virginia. Encontramos impactos negativos modestos (del cuatro al ocho por ciento) en la finalización de los cursos. Nuestros resultados sugieren que la experiencia del profesorado en la enseñanza de un determinado curso en línea no mitiga los efectos negativos del cambio brusco de los estudiantes a la enseñanza en línea.

¿Cómo debemos interpretar estos resultados?

¿Sigues conmigo? Mucha lectura y estos eran sólo los resúmenes.

En primer lugar, estoy muy agradecido a Stephanie Cellini por haber reunido en un solo lugar tantos estudios que comparan la enseñanza en línea con la presencial. Sin embargo, he revisado con mucho detalle este artículo, porque el Instituto Brookings es un grupo de reflexión muy respetado e influyente en cuestiones económicas, sociales y educativas. Por tanto, sus conclusiones deben ser examinadas con especial detalle.

Los estudios sugieren claramente que si se traslada la enseñanza tradicional a las aulas en línea, muchos estudiantes, especialmente los más desfavorecidos, obtendrán peores resultados que si estuvieran en clase.

tony bates

En segundo lugar, como siempre, sugiero que se lean los artículos originales, pero una advertencia: muchos utilizan complicados análisis estadísticos para controlar múltiples variables, y otros parecen escritos por ordenadores, no por humanos. No obstante, me siento seguro al hacer los siguientes comentarios:

  1. Los estudios sugieren claramente que si se traslada la enseñanza tradicional a las aulas en línea, muchos estudiantes, especialmente los más desfavorecidos, obtendrán peores resultados que si estuvieran en clase. Sin embargo, los resultados generales no son desastrosos. El rendimiento o la retención es aproximadamente un 5%-10% más bajo en la mayoría de los casos, aunque algo más alto para algunos estudiantes desfavorecidos.
  2. Todos estos trabajos tratan de comparar la enseñanza en línea con la presencial utilizando un enfoque cuasi-experimental. Este enfoque para comparar modos de enseñanza (en línea frente a presencial; educación a distancia frente a presencial) o diferentes medios (clases presenciales frente a videoclases) tiene una larga y problemática historia (véase, por ejemplo, Saba, 2000). El problema es que hay muchas variables que pueden afectar al rendimiento del alumno. El resultado es que las diferencias dentro de una variable (como la calidad de la enseñanza) pueden ser mayores que las diferencias entre variables (los modos de enseñanza). Este es un riesgo especial cuando se utilizan muestras muy grandes (como en la mayoría de estos estudios). Es más probable que las pequeñas diferencias con una muestra grande sean estadísticamente significativas que las grandes diferencias con muestras pequeñas. La mayoría de las diferencias en estos estudios se situaban en el rango del 5-10%; bastante pequeñas pero estadísticamente significativas porque el tamaño de las muestras era muy grande. Sin embargo, lo que no sabemos es la causa de estas diferencias.
  3. Ya en 1977, Wilbur Schramm se preguntaba: ¿Qué tipos de aprendizaje pueden facilitar mejor los distintos medios de comunicación y en qué condiciones? De hecho, son las variables o condiciones de éxito las que debemos examinar, no sólo la entrega tecnológica. Estos trabajos examinaron muchas variables diferentes, como el tipo de estudiante, las diferencias entre las áreas de estudio, incluso la distancia del campus a la que vivían los estudiantes, pero ninguno de ellos examinó la variable más importante: el método de enseñanza. ¿Cómo se diseñaron los cursos en línea? ¿Qué método de enseñanza se utilizó en el aula? ¿Comparamos las videoconferencias en línea con las mismas conferencias en el campus o comparamos los cursos en línea asíncronos con las conferencias presenciales síncronas? 
  4. Esto plantea la cuestión de la asequibilidad. ¿Hasta qué punto se adaptaron los cursos en línea para satisfacer las necesidades de los alumnos que estudian aislados, en casa? Sabemos que los cursos en línea que tienen éxito deben cumplir ciertos criterios, como unos resultados de aprendizaje claramente comunicados, un ritmo regular, el apoyo del instructor, un sentido de comunidad con otros estudiantes. Este ha sido el gran problema del aprendizaje a distancia de emergencia: no hubo tiempo para introducir las mejores prácticas en el aprendizaje a distancia de emergencia. No es de extrañar, pues, que los estudiantes durante la pandemia, en general, obtuvieran peores resultados y estuvieran menos satisfechos que en el campus.
  5. Esto plantea otra cuestión. Para muchos estudiantes no se trata de elegir entre la enseñanza en línea o la presencial; el aprendizaje en línea es la ÚNICA forma en que muchos estudiantes en línea pueden estudiar. Muchos trabajan a tiempo parcial o tienen responsabilidades en el cuidado de los niños. No es de extrañar que haya una cierta pérdida de rendimiento, ya que estos estudiantes suelen tener más dificultades prácticas para estudiar que los estudiantes a tiempo completo en el campus.
  6. Del mismo modo, la elección no era entre la enseñanza a distancia de emergencia o la enseñanza presencial, sino entre la enseñanza a distancia de emergencia y la ausencia de enseñanza o aprendizaje. Es interesante que el último estudio mostrara que, al menos en una universidad pública de cuatro años, la disponibilidad de cursos en línea aumentaba la probabilidad de que los estudiantes terminaran una licenciatura en cuatro años. Evitó que algunos estudiantes abandonaran los estudios.
  7. Se trata de una lista muy selectiva de estudios que comparan el aprendizaje en línea/la educación a distancia con la enseñanza presencial, probablemente elegidos deliberadamente para reforzar el punto principal que el autor (Cellini) quería plantear. Quizás la omisión más notable fue el meta-estudio del Departamento de Educación realizado por Barbara Means et al. (2010): Una búsqueda sistemática de la literatura de investigación desde 1996 hasta julio de 2008 identificó más de mil estudios empíricos sobre el aprendizaje en línea… El meta-análisis encontró que, en promedio, los estudiantes en condiciones de aprendizaje en línea se desempeñaron modestamente mejor que los que recibieron instrucción cara a cara. La diferencia entre los resultados de los estudiantes de las clases en línea y presenciales… fue mayor en los estudios que contrastaron las condiciones que combinaban elementos de la instrucción en línea y presencial con las condiciones impartidas totalmente en forma presencial… estas condiciones combinadas a menudo incluían tiempo de aprendizaje adicional y elementos de instrucción que no recibían los estudiantes en las condiciones de control. Este hallazgo sugiere que los efectos positivos asociados con el aprendizaje combinado no deben atribuirse a los medios de comunicación, per se. En otras palabras, en la modalidad semipresencial, los alumnos dedicaban más tiempo a la tarea -una variable importante-, lo que conducía al éxito. Estos resultados se reprodujeron en gran medida en otro meta-análisis realizado por Bernard et al. (2004). Se realizó un meta-análisis de la literatura sobre educación a distancia (ED) comparada entre 1985 y 2002. En total, se analizaron 232 estudios que contenían 688 resultados independientes de rendimiento, actitud y retención. Los resultados globales indicaron tamaños de efecto esencialmente nulos en las tres medidas y una amplia variabilidad. Esto sugiere que muchas aplicaciones de la EAD superan a sus homólogas en el aula y que muchas obtienen resultados más pobres. La división de los resultados de rendimiento en formas sincrónicas y asíncronas de ED produjo una impresión algo diferente. En general, los tamaños medios del efecto del rendimiento para las aplicaciones sincrónicas favorecieron la instrucción en el aula, mientras que los tamaños del efecto para las aplicaciones asincrónicas favorecieron la ED. Sin embargo, se mantuvo una heterogeneidad significativa en cada subconjunto.

En resumen, necesitamos tanto el aprendizaje en línea como la enseñanza presencial. La cuestión no es cuál es mejor, sino cómo hacemos que la enseñanza, en cualquiera de sus formas, sea eficaz para los estudiantes que están en esos cursos. Si quiere saber cómo hacerlo, lea La enseñanza en la era digital.

(Otros) Referencias

Bernard et al. (2004) ¿Cómo se compara la educación a distancia con la instrucción en el aula? A Meta-Analysis of the Empirical Literature Review of Educational Research, Vol. 74., No.3

Means, B. et al. (2009) Evaluation of Evidence-Based Practices in Online Learning: A Meta-Analysis and Review of Online Learning Studies Washington, DC: US Department of Education

Saba, F. (2000) Research in distance education: a status report The International Review of Research in Open and Distributed Learning, Vol. 1, No. 1

Schramm, W. (1977) Big Media, Little Media Beverly Hills CA/London: Sage


Autor Tony Bates es Director, Distance Education and Technology, Continuing Studies, University of British Columbia. Autor de La enseñanza en la era digital

Traducción de Joaquín Rodríguez

LICENCIA FOTOGRAFÍAS

Espacios de Educación Superior está dirigido a poner en contacto a las personas e instituciones interesadas en la sociedad del aprendizaje en Iberoamérica y España.